Cuando el corazón supera a la mente (Stephen Hawking)

Publicado por

Hoy miércoles 14 de marzo, ha fallecido una de las grandes mentes actuales. El astrofísico británico Stephen Hawking murió recientemente a la edad de 76 años. La noticia ha conmocionado no solo al mundo entero, si no también a mí personalmente.

Cuando lo vi hace poco, en un programa de televisión en el cual anunciaba un nuevo documental acerca de los orígenes del universo, no pensé que el fin de su vida estuviese a la vuelta de la esquina. Que haya pasado tan trágico suceso nos recuerda que nadie, ya sea el más poderoso del capitalismo o la persona más inteligente, es capaz de esquivar a la muerte, y eso Hawking lo sabía. Ya que a él mismo se le dio una esperanza de vida de 2 ó 3 años, a la edad de 21 al habérsele diagnosticado ELA (la enfermedad que lo mantuvo en silla de ruedas).

man-2106810_1920

Aún así, el físico teórico siempre anduvo con unas teorías, aunque muy bien diseñadas, un tanto desconcertantes. En absoluto tiene que ver por ejemplo el hecho de comparar el universo con una cáscara de nuez, sino el fenómeno que ello desencadena en el pensamiento de Stephen Hawking, al alejarse por completo de la idea de una posible intervención de Dios en todo. La ciencia ha demostrado en múltiples ocasiones que no tiene porqué haber un límite entre ella y la fe, así dan ejemplo muchos científicos prestigiosos.

Algunos de ellos son el conocido genetista estadounidense Francis Collins, el astrónomo y matemático alemán Johannes Kepler, el también astrónomo y físico Galileo Galilei (fallecido el mismo día en que nació Hawking), el matemático, físico, teólogo y filósofo Isaac Newton, y entre otros muchos destaca por ser una de las pocas mujeres científicas reconocidas la física austriaca Lise Meitner, procedente de familia judía convertida en cristiana, quien descubrió el protactinio. A su vez, encontramos a Albert Einstein (causalmente nacido hoy), que sin ser del todo creyente, sí que se le puede caracterizar de agnóstico, porque sabía que hay algo más que la objetividad de la materia.

einstein-2197302_1920

Sin embargo, parece ser que la mentalidad de Hawking le ha conducido por senderos bien alejados de Cristo. Ello no se debe a una malinterpretada falsedad de la razón por algún lector presente. Al contrario, ya que esta es la que todo cristiano ha de perseguir para llegar realmente hasta la Verdad del Señor. Pero más bien, el problema que le persiguió fue una ciega creencia en negar -por más pruebas que tuviese de demostrar una subjetividad más allá de la realidad que creamos con nuestra manera de conectar con el mundo- todo aquello que pusiese en peligro sus investigaciones, orientadas con el único propósito de impulsar la ciencia. Lo que se conoce en filosofía como la continuidad a los pasos de Nietzsche, adoptando su visión nihilista.

Eso sí, era un buen ateo. Porque esto nos conduce a reflexionar en si una persona que no cree en Dios se puede salvar… y respondiendo claramente, sí se puede. Ya que como cuenta San Pablo en su carta a los Corintios, se puede alcanzar la salvación por medio de dos tipos de leyes: la ley de Moisés, la cual obtuvo en su interior recibiéndola directamente de Dios; y la ley natural, aquella que cumple los mismos mandatos que quiere el Señor que rijamos, pero sin existir relación directa con Él. Como narra Jesús, no se puede desechar el bien ajeno aunque no tenga que ver con nosotros, eso es lo que pensaron sus apóstoles al ver a quienes hacían el bien pero no en nombre de Cristo.

Por eso, el buen ateo es quien tiene bien claro y firmemente su opinión sobre la realidad, eso sí, permitiendo un correcto diálogo con una persona contraria a sus ideas y en todo momento con respeto (Un ateo así es difícil de encontrar hoy en día), de la misma forma hemos de actuar los cristianos, para ser buenos como tal.

Stephen Hawking fue hasta hace poco una de las mentes más brillantes, ya que demostró poseer un infinito ansia por el conocimiento que le llevó muy lejos. Muchos de los descubrimientos más famosos que obtuvo el científico fueron por ejemplo, su teoría sobre los agujeros negros, en la cual en 1974 postuló que estos irradiaban cierta cantidad de radiación, por lo que no son por completo “negros”. Ello le condujo a deducir que, aplicando las leyes de la física sería imposible realizar los famosos viajes en el tiempo. Al menos y según él, hacia el pasado.

black-hole-2072227_1920

Finalmente, la mayoría de sus investigaciones se centraron en la relación que esto tenía con el posible origen del universo, relacionándolo con la teoría que Einstein descartó y Hawking adoptó, conocida como la teoría cuántica. Esto le condujo a pensar que tal vez el origen de todo no sólo tenía un único punto de inicio, si no una multiplicidad aún por conocer.

Lo que sí está claro es que el corazón supera a la mente, ya que muchos de nosotros no necesitamos estudiar física para descubrir el significado de nuestras vidas, orbitando al rededor del amor hacia los demás habitantes de la maravillosa e incompresible Creación. Y lo más importante de todo, Stephen Hawking ya sabe por fin la Verdad que tanto estuvo buscando durante su existencia. Roguemos a Dios por su alma y encuentro divino. Mis más sinceras condolencias. DEP.

Comenta qué te ha parecido, y si lo puedo mejorar...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s