Jóvenes y pornografía: una moda peligrosa

Publicado por

Hoy en día, si le preguntamos a cualquier persona acerca de si ve o no contenidos pornográficos, nos responderá probablemente con un sí. Eso mismo es lo que ocurre por ejemplo en un centro escolar, en donde yo mismo he podido comprobar que ese pensamiento positivo sobre este tipo de escenas se ha extendido a los más jóvenes. Yo pretendo desmentir aquellas falacias que tanto se han propagado en cuanto al “libre consumo” de la pornografía, y acabar con la negativa en tanto a los perjuicios que produce.

Para empezar, estamos hablando de una de las mayores empresas del mundo (por no decir la que más). Esta se abastece de los consumidores, los cuales están contribuyendo de manera directa a la explotación y trata de personas humanas. La distribución de películas porno, tanto de manera legal como ilegal, se hace a costa de la opresión de la mujer, la cual se considera simple mercancía. Existen múltiples testimonios de famosas actrices, quienes declaran que llevar esa vida, incluso estando en lo más alto de su carrera, ha conllevado actos denigrantes y que han atentado contra su dignidad humana.

sad-girl-1382940_1920

A su vez, como ya he dicho anteriormente, se trata de una adicción. Los jóvenes de hoy en día no saben que las redes no solo contribuyen al primer encuentro con la pornografía, sino que va un paso más allá. Los dispositivos electrónicos exacerban el consumo y en una marcha cada vez más intensiva, llevan a tener un impacto brutal en tanto a la dependencia de la persona. Y sin darse cuenta, este está atrapado en un círculo creyendo que lo hace por moda, al igual que los demás. Pero la realidad es que, al igual que otras drogas como el tabaco o el alcohol, el proceso para dejarlo es mucho más duro y largo de lo que parece, en función del grado.

Por otro lado, según múltiples estudios y que muchas veces son publicados en los medios de comunicación, la pornografía y la masturbación no solo no son perjudiciales, sino que además son positivos para los jóvenes. Más fraudulento no puede ser. Estas acciones que tienen el respaldo de la sociedad y la opinión pública, derivan en efectos dañinos sobre la salud del cuerpo, la reducción de masa muscular, la mente, reduciendo la capacidad de memoria, en la vida social y cómo empleamos el tiempo con los demás, e incluso albergar el ocultado OCD (obsessive compulsive disorder o desorden compulsivo obsesivo en español), una enfermedad mental asociada con lo que ya dijimos previamente, las adicciones. También, es un factor que acelera el envejecimiento y la caída del pelo. Con tan solo dejar de lado por un mes este estilo de vida asociado con las modas, se dejarían ver claramente resultados saludables y mejoras físicas y mentales en la persona.

despair-513529_1920

En conclusión, no solo declara la Iglesia que la masturbación sea mala o la pornografía un pecado mortal, porque sí. Los motivos son claros: Detrás de todo esto, nos encontramos unas consecuencias nefastas para el ser humano y su intento de convivir de manera más justa. No podemos, como cristianos, dejarnos llevar por la aprobación del mundo y la sociedad. Pongámonos ante los ojos de Dios, quien actúa de acuerdo a lo que más nos conviene como hijos suyos. ¡Acabemos con la pornografía, acabemos con el consumo!

Comenta qué te ha parecido, y si lo puedo mejorar...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s